jueves, 27 de julio de 2017

De Padre a Hija

Gracias a mi amiga Diana López por permitirme publicar sus captions en el blog.
En lo personal me encanta su trabajo y espero seguir compartiendo su trabajo.
Si están en su grupo de Facebook ya las habrán visto pero sino le dejo el enlace:
https://www.facebook.com/groups/268157663641300/

No era lo que esperaba, pero estoy satisfecho.

lunes, 24 de julio de 2017

Próxima traducción...

Buenas Noticias!!!

Chicos como ya les había dicho yo me iré del Blog pero una buena persona apasionada al tema se ofreció para mantenerlo activo.
Pronto lo agregaré como colaborador pero por lo mientras las publicaciones serán de mi cuenta.
Espero les agrade su trabajo

Y si alguien más quisiera ayudar con gusto será recibido.

viernes, 21 de julio de 2017

Repercusiones (20 Final de Temporada)

Aprovecho las horas en el cuerpo de su sexy secretaria, cerró muy bien la puerta y se quitó toda la ropa.
Por último con su teléfono celular tomo algunas fotos de su nuevo cuerpo totalmente desnudo y las guardo para después.
De pronto alguien interrumpió su "sesión de fotos" cuando tocaron la puerta.
-Señor? Soy Miriam! Se encuentra ocupado? -.
Abelardo se quedó completamente en silencio por unos minutos hasta que dejaron de tocar, entró en pánico por unos segundos,se colocó la ropa y tomo la poción,le dio un trago para regresar a su cuerpo.
Minutos después Abelardo reaccionó ya dentro de su cuerpo y comenzó a preocuparse pues Natalia no despertaba,la tomo de los brazos y la sacudió pero seguía inconsiente.
Unos cuantos minutos después la secretaria despertó.
-Natalia,te encuentras bien?-.
-Claro,cuando cerré los ojos quede totalmente relajada,tengo una sensación en todo mi cuerpo muy especial-.
- Me alegra que te haya gustado y que te relajes-.
- Al contrario señor gracias a usted-.
-Bueno, puedes irte es todo por hoy-.
- Tengo lo que resta del día ,libre?-.
- En efecto ,ya puedes retirarte-.
- Gracias,nos vemos mañana-.
En otra parte del colegio se encontraba Jimena dando clase a sus alumnos más problemáticos de toda la escuela.
-A ver chicos conmigo no se quieran pasar de listos,aquel que se crea chistoso  se las vera conmigo-.
Su plan de intimidar a los chicos era un éxito total,mantuvo a los chicos a raya y nadie ni siquiera intento hacerse "el chistosito".
Termino su hora de clase y salió del salón para encontrar a Dayana en el comedor.
- Dayana!Te ves hermosa como siempre-.
-Tu igual Jimena ,es por eso que me encantas-.
- Gracias nena-.
- Y que quieres comer?-.
-Sinceramente no tengo hambre-.
- Yo si y nesecito comer algo urgente-.
- Tranquila Dayana ,no quieres engordar en un dia-.
Las chicas se sentaron a comer y mientras Dayana comía Jimena solo la miraba.
De repente el director llegó y se sentó junto a Jimena.
-Hola preciosa!-.
-Hola Señor-.
- Por favor ,cuantas veces te he dicho que me llames por mi nombre-.
-Ok,ok,lo llamare por su nombre-.
-Bien, puedo acompañarlas? O preferirían estar solas?-.
- Está bien,se puede sentar con nosotras-.
-Y bueno chicas cómo les ha ido el día de hoy?-.
-Excelente-.
- Muy bien-.
-Y a ti Tío? Como te ha ido? -.
- Pues he estado un poco ocupado en mi oficina ya saben reuniones y todo eso-.
- Que cansado ha de ser tu trabajo-.
- Mucho-.
- Enserio? -.
- Si, bueno chicas me tengo ir las veo luego-.
-Adiós-.
El descanso termino y todos regresaron a sus actividades ,el día laboral termino y todos regresaron a sus casas.
Jimena llegó a casa y aprovechando la ausencia de Vane busco su poción para ocultarla en su habitación ,la sorpresa llegó cuando no la encontró en ninguna parte.
Reviso su bolsa, la cocina ,su habitación,la de Vanesa y muchas otras partes pero no encontraba nada, finalmente se dio por vencido y no quedaba de otra más que realizar otra poción.
Tomo el auto y camino a recoger a Vanesa del colegio compro los ingredientes para recrear otra poción.
De regreso a casa las chicas recibieron una llamada.
- Hola?-.
- Hola Jimena! -.
- Quien eres?-.
- Como que quien soy,soy Fabiola! Te hablo para decirte que en unas horas estaremos de regreso-. 
-Como? No regresaban en dos días?-.
- Ese era el plan pero termine mucho antes y me dejaron salir a descansar-.
- Y estarán aquí en la noche?-.
-Si, ya quiero llegar , extraño a Esther y nesecito verla-.
- Estoy seguro que ella también te extraña-.
-A propósito,podría hablar con ella? -.
- No,no estoy con las chicas,se quedaron en casa mientras yo compraba algunas cosas-.
- Bueno,espero verte en tu casa más tarde hasta luego hermanita -.
Vanesa y Jimena estaban preocupadas por que no sabían donde se encontraría Esther ,cambiaron su rumbo y recogieron a Esther para llevarla a casa.
Camino hacia la casa de Jimena se pusieron de acuerdo sobre algunas cosas.
- A ver chicas ni una palabra de todo lo que hemos hecho, entendido?-.
- Si-.
-Esther no le diré nada a tu madre sobre que decidiste regresar a casa aunque te ordeno quedarte conmigo ,así que no te preocupes-.
-Gracias tía -.
-Bueno,tus padres estarán aquí como a la medianoche así que tenemos tiempo para hacer muchas cosas-.
- Siiii, Mamá podemos ir a comer Pizza?-.
-Si Tía deberíamos comer Pizza-.
- Por supuesto les parece si la pedimos a domicilio y la comemos juntas-.
-Claro-.
Ya en casa pidieron la pizza y mientras las chicas platicaban y hacían cosas de chicas (obviamente) Jimena tomo sus compras y realizó nuevamente su poción,espero algunas horas mientras pasaba el tiempo con su hija y su sobrina hasta que llegaron Fabiola y el padre de Esther.
Frederic admiro el hermoso cuerpo de Fabiola y con la poción lista ,esta era la oportunidad para tomar ese cuerpo...

jueves, 20 de julio de 2017

Hasta pronto!!!!

Quiero pedirte a ti que estás leyendo esto
Una disculpa
Últimamente he dejado muy descuidado el blog
Lo peor es que no es por voluntad sino es más algo de falta de creatividad
Por lo que he decidido dejar el blog unos meses ,terminaré la historia de Repercusiones y Ash se transforma en un Ditto y hasta ahí dejare el blog.

Espero puedan entenderme y sigan apoyando al blog cuando regrese.

miércoles, 19 de julio de 2017

Chicos quiero decirles que lamentablemente Relatos ya no continuara y no es cuestión mia sino de la persona que lleva la historia.

También sobre las historias de las dinámicas las publicaré pronto y solo será un capítulo pero...
Lo dejaré a su criterio la que más les guste tendrá continuacion.

lunes, 17 de julio de 2017

Chicos disculpen que no haya continuado con alguna historias y otras cosas pero no he tenido mucho tiempo para seguir escribiendo.
Espero esta semana tener un break para terminar los trabajos inconclusos.

Relatos (6)

Hola les dejo la parte 7 del relato
Lamentablemente solo tengo hasta este capítulo, espero recibir pronto las siguientes partes pues ya estaba cerca el final.

Borrero había hecho un arreglo sensacional a la canción, volviéndola prácticamente electrónica, aunque conservando la sexy lentitud de la interpretación de Mariah Carey.

–If there's a camera up in here / Then it's gonna leave with me / When I do / I do / If there's a camera up in here / Then I'd best not catch this flick / On YouTube / YouTube / 'Cause if you run your mouth and brag / About this secret rendezvous / I will hunt you down / 'Cause baby I'm up in my bidness / Like a Wendy interview / But this is private / Between you and I…

Desde luego, los ensayos habían quedado atrás. De pie, en medio del escenario, con público presente, 10 cámaras de televisión apuntándome y transmisión simultánea a varios países, la experiencia era muy distinta: el volumen de la pieza y su beat casi hipnótico golpeaban mi piel y hacían vibrar mi cuerpo entero. ¡Dios! ¡Cómo me retumbaban los senos y el vientre, bajo mi pequeña y entallada ropa!
Sin perder el ritmo y siguiendo la coreografía de De Saint-Aymour ("bailarás de acuerdo con la personalidad que el señor Chassier quiere para ti"), me acerqué sexualmente a Adiel y a Leyal: como si quisiera seducirlos y después rechazarlos... Pegué mi vientre con el de Leyal, sostuve mi cabello y moví mis nalgas... ¡Rayos!... ¡Se veían tan bien, los dos bailarines, con el revelador atuendo: con el formidable bulto de la entrepierna y los poderosos músculos, bien marcados!...

Con impulso viril, Adiel me tomó por el muslo y por la cintura. Me hizo girar y, al volver el piso, me recargué en sus pectorales... Antes de cualquier reflexión, las sensaciones de mi cuerpo feminizado me traicionaron, más allá, mucho más allá del simple contraste entre mis redondeces y la sólida masa muscular de los cubanos: ¡hasta tuve que contener una exhalación!... ¡Porque la inesperada magia del tacto había comenzado a excitarme!... No era sólo que disfrutara el roce masculino en mi anatomía, no: por primera vez, me dio placer colocar mis manos en los cubanos... ¡La energía que me transitaba bien pudo haberme generado centellas en la piel!

De pronto, sin que mediara mi voluntad, imaginé el pene de Adiel y el de Leyal: erectos, ambos; duros, enormes... Con alarma, descubrí: "tengo ganas de palpárselos"... Continué la coreografía, pero espontáneamente mis ojos giraron a las entrepiernas de mis bailarines: "¿qué sentirá una mujer cuando se la cogen?"... Tragué saliva al darme cuenta: "quiero sentir lo que siente una mujer: quiero que me cojan, que me metan una verga"...

–Touch my body / Put me on the floor / Wrestle me around / Play with me some more / Touch my body / Throw me on the bed / I just wanna make you feel / Like you never did. / Touch my body / Let me wrap my thighs / All around your waist / Just a little taste / Touch my body / Know you love my curves / Come on and give me what I deserve / And touch my body…

Terminé la canción y quise salir corriendo. Sin embargo, me dispuse a escuchar el obligado veredicto. Thea inició:

–Me has sorprendido: te ves mucho más segura... ¡Y qué garganta, niña, por Dios! ¡Tus alcances son prodigiosos!

Jaime Rocha asintió, y me vio fijamente:

–Espero que, en algún momento de la competencia, elijas un aria de ópera... Me gustaría apreciar tu voz al máximo...

Gabriel Jarrell había permanecido inconmovible. Se encogió de hombros:

–Tu presencia en "Jugar y cantar" me desconcierta…

No resistí la provocación:

–¿Por qué?

–Sólo mírate: tu look, tu manera de bailar, la forma en que tocas a tus bailarines... Nada en ti es apropiado para un quinceañera... ¿Cuál es el mensaje que le estás dando a las nuevas generaciones...?

Algo en las palabras de Jarrell me molestó: ¿el tono? ¿las intenciones? ¡Dios! "¿Cómo puede saber este pendejo el infierno que se me ha desatado?", discurrí... Por contraataque, solté una risita y un comentario filoso:

–Mi mensaje no es para las nuevas generaciones, sino para las antiguas; como la de usted, señor Jarrell... Grito, en nombre de las chicas de mi edad, que somos únicas y distintas, y que desafiamos al mundo...

Una cerrada ovación fue mi rúbrica: ¡el público me adoraba! Contoneándome, con paso seguro, abandoné el escenario; sin embargo, sintiendo que me faltaba el aire, me derrumbé en la primera silla a mi paso, ¡y comencé a temblar!

Francisca se me acercó:

–¿Estás bien amiga?

–No –balbucee...

–Faltan otras dos canciones, antes de mi participación... ¿Te llevo a tu camerino?

–Por favor...

Me tomó delicadamente del brazo. Yo me apoyé en ella, para levantarme y caminar, tratando de disimular la creciente angustia que me estaba invadiendo... Así, lentamente, llegamos a mi camerino...

–Servida, amiga...

Francisca abrió la puerta y me condujo a la cama... La televisión estaba encendida, transmitiendo el reality, así que tomé el control remoto del buró, y la apagué...

–Gracias –le dije, recostándome...

–¿Quieres agua, una pastilla, algo?

–Nada... Corre al escenario...

Cerré los ojos. Alcancé a escuchar tanto el golpe de la puerta como el traqueteo de los pies alejándose... Pronto, el silencio me fue asaltando, al igual que la certeza que había estado yo eludiendo: mi personalidad estaba dividida, ya, por completo, y eso me daba miedo, mucho miedo...

Ángel seguía en mí, ilusionado en regresar a su vida de hombre; pero Angélica cobraba fuerza cada día. ¡De hecho, parecía haber una terrible lucha entre mi razón y mi cuerpo!... ¿En qué momento mi actuación se había transformado en manoseo? No lo sabía; pero sí tenía una seguridad: "disfruto con las caricias de los hombres; las deseo, me excitan"... Más: "me calienta tocarlos a ellos, porque siento que sus cuerpos tienen algo de lo cual, ahora, el mío carece y necesita"... Sí: la virilidad se me había fracturado por entero, se me había desprendido capa a capa... El temblor se me hizo más intenso...

Me levanté y fui al espejo... Recordé las palabras de mi madre: "Te estoy transformando en una sexy mujercita"... Tragué saliva... Mentalmente, comparé mi nuevo físico con el de los cubanos: mi cerebro masculino ya no podía seguir resistiendo las contradicciones con lo que visual y sensorialmente percibía, y con el trato que todo mundo me dispensaba...

Me retiré el top, y me vi el torso desnudo... Junté las manos detrás de mi cabeza y las empujé hacia delante: pese a su firmeza y a su tonicidad, mis senos (tan grandes y pesados como los de mi madre) no escapaba a la gravedad: por acción de ésta, en los últimos días, habían ido tomando una posición de gota, con un natural y ligero pliegue por debajo... Llevé las manos hacia mis caderas, las presioné con firmeza y me incliné hacia el espejo: ¡rayos! en cualquier posición mis senos lucían perfectos... Me sacudí, entonces, haciendo que mis tetas, que mis pechos, que mis boobies, que mis niñas, que mis mamas, que mis chichis, que mis lolas se balancearan, sensuales y rotundas... Sin pensarlo, me erguí y me rocé ligeramente los pezones, provocándome sensaciones inéditas, lúbricas... "Jamás había sentido algo tan intenso", pensé, "ni siquiera cuando me tocaba el pene"... Sí: éste ya no era un referente importante para mí, aunque yo no quisiera aceptarlo. Y eso sólo podía significar algo:

–Yo, mujer –me dije, como otras ocasiones.... Sin embargo, la idea fue a más, adquiriendo forma en sí misma–... Soy Angélica –y, por primera vez, en voz alta, pronuncié algo con total convencimiento–... ¡Ya no me siento hombre! ¡Me estoy sintiendo mujer! ¡Me estoy sintiendo hembra! –mis manos se fueron deslizando: de mis senos a mis caderas; de mis caderas a mis nalgas–... ¡Ya no soy hombre! –jadee–... ¡Soy mujer!... ¡Soy hembra!... ¡Y me gusta..!

Tras la cortina, oí la voz triunfal de mi madre:

–¡Vaya! ¡Hasta que te convences!

Ante la sorpresa, me cubrí los senos con las manos abiertas:

–¡Qué diablos haces aquí!

–Veía tu numerito, por la televisión... Pero cuando te oí llegar con la naquita esa, supe que estabas en un momento crítico... Pensé que debías asumirlo sola... Por eso me escondí... Te dije claramente en lo que iba a convertirte, ¿no?

–¿Qué has estado haciendo con mi cuerpo? –reclamé...

–Tú lo sabes: dieta, suplementos...

–Hay algo más... Lo sé... Mi mente no puede estar tan revuelta sólo con eso...

–¿Mente revuelta?

–¿Me has seguido dando éxtasis?

–Juro que no...

–¿Entonces? –me derrumbé en la cama– ¿Por qué me siento así?

–¿Cómo? –alzó una ceja, mi madre...

–Así... Tan... No sé...

–¿Tan mujer?

No respondí. Me puse el top, tratando de ignorar a mi madre. Pero ella prosiguió su letanía:

–¿Tan hembra? ¿Tan deseosa de entregarte a un macho?

–¡Cállate! –ordené...

Mi madre me ignoró:

–Entiende, Angeliquita: todo es normal en ti, porque ya eres una mujercita...

–¡Soy hombre! –reviré...

–Y a las mujeres –agregó mi madre, sin oírme–, nos gusta deleitarle la pupila a los varones: estamos hechas para darles placer, para que nos cojan...

Fui hacia ella:

–No quiero que me digas más... ¡Sal de mi camerino!

Mi madre rió:

–Tranquila, niña... Tú, déjate llevar... Sólo acepta lo que eres, con ese placer tan grande que te despierta, y pórtate bien... Llegado el momento, hasta dejaré que elijas al primero...

–¿Al primero? –me sorprendí...

–A tú primer hombre... Al que te desvirgue...

Agité la cabeza, con franca desesperación.

–¡Estás loca! –grité, y abandoné mi camerino...

Fui al saloncito donde estaban dispuestos los bocadillos, tomé una heladísima coca cola de dieta, y me senté en un extremo... Tras un hora, Fanny me llamó.

–Regresa al escenario... El programa está a punto de terminar...

Don, el conductor, hizo algunos chistes malos acerca de cada uno de los participantes (conmigo, por supuesto, aludió a lo "guapa y sexy"), y despidió la transmisión.

–Recuerden, amigos –sonrió a las cámaras–: a lo largo de 15 semanas, los participantes de "Jugar y cantar" nos mostrarán su talento, y escucharán las recomendaciones de nuestros jurados... Sin embargo, ustedes, con sus llamadas, elegirán al ganador... ¿Quién será el primer eliminado?...

Yo me limité a conservar mi papel, al lado de José Manuel, y a mostrar un entusiasmo que, sinceramente, me quedaba lejano. Como entre sueños, escuche la voz en off de un locutor: "Las expulsiones caen en las semanas pares... Comienza a marcar por tu favorito"...

De regreso al departamento, no abrí la boca, y me encerré en el cuarto. "¡No puede gustarme ser mujer! ¡No puede gustarme ser mujer! ¡No puede gustarme ser mujer!"... Ni siquiera la repetición me calmó: sólo la fatiga me indujo el sueño...

Pasé las siguientes tres semanas en una especie de resignada desolación: porque, para alegría de mi madre, ya no podía rebelarme contra lo femenino... ¡Cada día me sentía más mujer, y experimentaba mayor atracción sexual hacia los hombres!

–Suéltate –me decía ella, burlona, cuando me descubría con la vista fija en Adiel o en Leyal–... Explórate el culo, mientras te pongo vagina... ¡En lo demás, ya eres hembrita!...

De hecho: no sólo había aceptado un nuevo guardarropa completo de Chassier (conforme a mis nuevas medidas; mucho más juvenil y atrevido), sino que mi vestidor se había ido llenando con los más obvios y necesarísimos complementos: calzado de las mejores marcas (los tacones de al menos 15 centímetros se me volvieron una obsesión), accesorios diversos, joyas, bolsas de mano... Y lencería, mucha lencería: de encajes, de trasparencias, de raso y de satén...

Desde luego, mis presentaciones dominicales en el reality show habían sido completamente sexys: a la canción "Like a virgin", de Madonna, había seguido "Un pacto entre los dos" de Thalía, ambas con montajes ardientes (mis bailarines cubanos se estaban haciendo también celebridades), y yo estaba comenzando a preparar "I’m a slave for you" de Britney Spears...

Por si fuera poco, había ido cayendo en una especie de compulsión por los tratamientos de belleza (usaba ya un montón de cremas, para mantener mi rostro en óptimo estado; y me exfoliaba, hidrataba y nutría toda la piel, de forma casi religiosa, usando carísimos productos franceses), así que ni siquiera había dudado en asistir a mi segunda sesión de depilado...

–Insisto –me dijo Lucía, mientras trabajaba–: está usted empapada en feminidad... Las células germinativas de su vello han quedado destruidas por completo... ¡Jamás había visto algo así!... Sólo le haré una aplicación más, por no dejar...

Fue justamente en la clínica, donde empecé a revisar mentalmente lo que estaba invirtiendo en cosas de mujer, gracias a lo que me pagaban y a los espléndidos bonos de Chassier (¡en una salida con Fanny y con Francisca, había yo comprado maquillaje por casi 20 mil pesos; dos días antes había pedido por internet un bodysuit de Ada Masotti con un precio de 335 dólares; no había dudado en pagar 15 mil pesos por unas zapatillas de prada; y me perfumaba con Eau d'Hadrien, de Annick Goutal, a razón de mil 500 dólares!)... Así que, de regreso a la televisora (para mis clases y para mis ensayos), me pregunté sinceramente si algún día podría volver a ser Ángel, si mi masculinidad aún tendría arreglo. La respuesta vino del lugar menos esperado.

Mientras Tony me despuntaba el pelo, comentamos acerca de la primera expulsada del reality show (Beatriz, una chica de relleno) y de la nominada para el domingo (Rosalía, igualmente desleída).

Repentinamente, me soltó, en tono de chisme:

–¿Ya sabes la última?

–¿Cuál? –respondí, sólo por hacer plática...

–Álvaro está por lanzar una nueva telenovela juvenil...

–¿Álvaro Disch, el productor?

–Sí: el competidor y archienemigo de Chassier?

–¡Vaya!

–Y está buscando a su estrella...

–Ojalá la encuentre pronto...

–Dicen que quiere a Gabriela...

–¿Mi compañera del reality?

–La misma... Ya ves que tu patrón y don Álvaro siempre se andan robando elenco...

–¿Y de que tratará la novela? ¿Colegios ricos y esas cosas?

–No... Un argumento viejo, más bien, onda "Gabriel y Gabriela" o "Mi pequeña traviesa": el de la niña que se ve obligada a hacerse pasar por niño...

–¿Cómo?

–Sí: típica trama de enredos... Incidentes chistositos...

Sonreí. Porque había descubierto un camino: trataría de obtener el papel, y de llevar mi proceso a la inversa... "Mi madre no se negará a que debute yo, actoralmente, con un protagónico en una telenovela", pensé. "¡Y tendré la obligación de parecer niño!"...

–¿Crees que yo podría realizar un papel así? –cuestioné a Tony...

El estilista me vio y soltó una carcajada...

–Bromeas, ¿no?

–¿Por qué me dices eso?

–Hacerte pasar a ti por macho, sería como querer disfrazar de toro a una paloma...

Ignoré el comentario, y tomé la decisión de regresar a las ropas de hombre, y de buscar, con tal atavío, al famoso Álvaro Disch.

Durante un descanso, busqué a mi chofer. Estaba puliendo la camioneta:

–Don Mat –le cuchicheé–... Necesito un favor...

–Dígame...

–Necesito ir al centro comercial...

–¿Y eso?

–¿Puede guardarme un secreto?

–Sí, señorita...

–Quiero buscar un papel en la nueva telenovela de Álvaro Disch, y necesito comprar ropa...

Don Mat negó con la cabeza...

–No se ofenda, señorita... Yo soy empleado del señor Chassier... Y si él se entera que anda usted coqueteándole al señor Disch, con perdón, se va a encabronar bien y bonito...

–¿Coqueteándole, don Mat?

–En el sentido artístico... No se ofenda...

–Tiene razón...

–Además, la señorita Karen me ha dado órdenes de informarle de todos los movimientos que realice usted...

Sentí una cubetada de agua fría...

–¿En serio?

–Sí... No se lo digo por intrigar, y le ruego que también me guarde el secreto... La mera verdad, como que su hermana abusa mucho de usted...

Suspiré. Y sentí ganas de llorar....

–Gracias, don Mat... Es usted buena onda... Lo estimo...

Don Mateo me vio... Algo en su semblante me permitía distinguir entendimiento sincero...

–Aunque, puedo llamar a la caballería...

Ante mi sorpresa, el chofer me guiñó bonachonamente un ojo.

–¿O sea, don Mat?

–¿A qué horas quiere usted ir de compras?

–Yo pensaba salir ahora mismo... Pero puede ser en mi descanso, después de comer...

–Entonces, por favor, en cuanto salga del comedor, váyase derecho a la entrada "B"...

Lo hice así. Incluso, en los pasillos, fui comiendo mi postre (una manzana) y caminando a toda velocidad, para ahorrar tiempo. Cuando salí a la avenida principal (transitadísima), bajo un sol infame, los vigilantes se limitaron a saludarme. Vi a ambos lados del arroyo vehicular, sin que don Mateo apareciera. Iba a regresar a la televisora, con una frustración enorme, cuando oí el claxonazo de un coche:

–¿Señorita Angélica?

A bordo de un taxi, un joven de piel apiñonada me hacía señas.

–Soy Mateo –me gritó...

–¿Perdón?

–Sí, el hijo de Mateo, su chofer...

Sonreí:

–¿Mateo Junior?

–Algo así... Mi jefe me habló...

–¿Tu jefe?

–Mi papá, pues... Que la lleve adonde usted me diga...

Mateo Junior salió del coche, me abrió la puerta trasera y me ayudó a subir al auto...

–Gracias –le dije...

–Para servir...

Cuando avanzamos por la avenida, yo estaba feliz. Todo marchaba bien...

–Vamos a un centro comercial –le dije a Mateo Junior...

Llegamos en un tiempo récord, dada la pericia al volante del taxista. Éste buscó un lugar vacío, para estacionarse, cerca de mi tienda departamental preferida, y me ayudó a bajar.

–Aquí la espero, señorita...

Hice un coqueto puchero:

–¿Podrías acompañarme? Necesito opiniones sinceras...

–Si usted me lo ordena...

Asentí, y nos dirigimos hacia las puertas automáticas. Mateo Junior, no pude dejar de notarlo, era un joven muy atractivo: alto, con un cuerpo espectacular. Me fijé en sus brazos, de bíceps enormes; en sus hombros cuadrados, fuertes; pero, sobre todo, en sus nalgas viriles, musculosas. Un pensamiento retumbó en mi cabeza: "está buenísimo"...

–¿Cuántos años tienes? –le pregunté, tratando de distraerme...

–Acabo de cumplir 20 –me respondió...

–¿Y ya no estudias?

–Los sábados... Estoy haciendo una Ingeniería en el sistema abierto... Entre semana, trabajo en el taxi para ayudar a mi jefe...

–Interesante...

–¿Puedo preguntarle qué quiere comprar? Nos estamos dirigiendo al departamento de hombres...

–Justamente...

–No la entiendo...

–Quiero disfrazarme de chico...

–¿Usted?

–Háblame de tú, por favor...

Mateo se encogió de hombros...

–Como usted ordene...

–¿En qué quedamos?

Se rió...

–Cómo tú me ordenes...

Me di, entonces, a la tarea de buscar ropa completamente viril, la más tosca, y me dirigí a la caja. El taxista se limitó a verme. De pronto, agitó la cabeza.

–¿Qué?

–¿En serio piensas gastar tu dinero en todo eso?

–Sí... ¿Por qué?...

–Si vas a una fiesta, lucirías más con otra cosa... Un traje de gatita... O de conejita de Playboy...

Había algo en el tono absolutamente sincero de Mateo y en su actitud ruda, carente del refinamiento más mínimo, que me resultaba fatalmente atractivo...

–No voy a una fiesta –respondí–; quiero conseguir un papel en una telenovela...

–¿Un papel de hombre?

–De chica que tiene que vestirse de hombre...

Mateo volvió a reír.

–Discúlpame, Angie... No lo lograrás...

–¿Qué quieres decir?

–Si fueras una chica flacucha, plana, sin chiste, quizá... Pero...

Sentí molestia:

–¿Y qué me sugieres?

–Pruébatela, al menos...

–No...

–¿Por qué?

Caí en cuenta: no sólo me daba pena entrar al vestidor de mujeres, para ponerme ropa masculina: ¡me incomodaba la idea de vestirme de hombre!... "¡Dios! ¡Qué hembra me siento!"... ¿Realmente quería renunciar a la sexy tanga que llevaba, y optar por un horroroso bóxer al estilo Ángel? ¿Sería capaz de olvidar las minifaldas, cuando disfrutaba tanto luciendo mis piernas?

–Sería raro...

–¿Me permites sugerir algo, entonces?

Suspiré...

–No sé...

–Anda: ¿para qué gastas en vano?

Me resigné:

–Te escucho...

–Vamos a mi casa, te presto ropa mía, y te ves al espejo... Si te convences, sigues con tu plan... ¡Pero te apuesto 50 pesos a que no parecerás hombre!

–No suena mal...

La casa de los Mateos estaba en una colonia popular, muy similar a aquélla en la que yo había pasado varios años: una construcción pequeña, sin mayor chiste, pero muy limpia y con un innegable aura de dignidad. Mateo Junior me condujo a su habitación, y me abrió su pequeño ropero. Pronto, capté un aroma conocido: el que antes habían despedido mi cuarto y mis cosas; el que saturaba los cuartos y las cosas de mis amigos... Descubrí: "es olor de hombre, pero yo ya no lo tengo"...

–Escoge lo que quieras –me desafió Mateo–... Pruébate ropa hasta que te canses... Pero antes...

Abrió un cajón, sacó un montón de vendas y me lo arrojó. Luego, comenzó a salir:

–¿Y esto? –me extrañé...

–Para que te envuelvas arriba... ¿O cómo rayos pensabas ocultar tus chichotas?

Cerró la puerta. Yo me había quedado de una pieza, ante su vulgar comentario... "A lo que vine", concluí... Fui al baño, para retirarme todo el maquillaje del rostro. Después, me desnudé y, en efecto, comencé a disimular mis senos, enrollándome el torso en vendas... Elegí un holgado pantalón de mezclilla, unas botas industriales tosquísimas y una camisa azul cielo. ¡Todo tenía el mismo aroma varonil! Concluí, recogiéndome el pelo en una coleta.

–¿Estás lista? –me gritó Mateo Junior, desde afuera...

–Sí...

El taxista entró, con una gorra de beisbolista en la mano...

–¿Ya te viste al espejo?

–No...

Rió. Me extendió la gorra, y me la puso.

–Ven al cuarto de mis papás...

Me condujo hasta una pieza con una cama matrimonial (cubierta por una colcha horrorosa, con tigres estampados), y me puso frente a un espejo de cuerpo entero, a un lado de un viejo televisor. Con verdadero pánico, comprobé la ausencia de Ángel.

–¿Me entiendes, ahora? –preguntó Mateo, al notar mi perturbación.

Aún con esas ropas, ¡yo seguía siendo mujer! ¡No sólo mis formas de hembra eran inocultables: por primera vez, con tal marco, la tersura de mi cara, lo sutil de mis cejas y lo voluptuoso de mis labios me dejaron ver lo mucho que se me habían afilado los rasgos! "¡Se me ha feminizado el rostro!", pensé. ¡Ni siquiera parecía yo una chica mal disfrazada de chico, sino una mimada jovencita que no había querido arreglarse para ir de compras muy temprano!

–¡Rayos!

Verifiqué mi manera de pararme, mis gesticulaciones: ¡nada masculino me quedaba ya! ¡Hasta di unos pasos, tratando de lograr un andar de hombre, derecho, erguido y rígido! ¡No pude! ¡Algo en los muslos me saboteaba!

–¿Y bien? –insistió...

Guardé silencio... Regresé al cuarto de Mateo y me cambié, sintiendo que lloraría en cualquier instante...

Íbamos a salir de la casa, cuando una señora robusta entró.

–¿Qué onda, jefa?

–Mijo –sonrió dulcemente la señora–, ¿qué haces?

–Vine a un mandado, con la patrona de mi jefe...

La señora me vio, con admiración:

–Mucho gusto...

–Igualmente –le extendí la mano...

–En serio, señorita Angie, es un honor conocerla... Canta usted rete-bonito... No me pierdo el show...

Abracé con ternura a la mujer. Pensé en lo mucho que me habría agradado tener una madre así.

–Gracias...

–Le deseo suerte, señorita... ¡Merece ganar!...

Una vez en el taxi, Mateo Junior averiguó:

–¿A la televisora?...

No tenía ganas de regresar, y decidí brincarme las actividades que me restaban... "¡Seré irresponsable, por primera vez!", pensé... "¡Necesito digerir esto!"...

–No... Por favor, llévame a mi edificio...

El camino se me hizo larguísimo. "Ángel no está más en mí", me repetía mentalmente... "Ya no puedo dejar de ser mujer"...

Cuando llegamos, Mateo Junior estaba un tanto preocupado:

–Si la ofendí en algo, discúlpeme –me dijo, ayudándome a bajar...

–¿Otra vez hablándome así?...

–Es que viene usted muy callada...

–Nada me pasa... Me dio tristeza notar que –hice una pausa; luego,mentí–... Que el papel no me queda...

Mateo Junior sacó un lapicero y una libretita de la bolsa de su camisa, garabateó en una hoja y la arrancó:

–Éste es el número de mi celular... Cuando necesite ir a algún lado, llámeme con confianza...

Guardé la hoja en mi bolsa de mano.

–Sólo si me hablas de tú –le guiñé un ojo...

–Es un trato...

–¿Por qué rayos tienes tantas vendas en tu cuarto?

–Usted no me entendería: las uso para protegerme las piernas en el futbol...

"¡El futbol! ¡Vendas! ¡Claro!", capté de golpe... "¡Hasta eso se me ha desaparecido de la vida!"...

Subí al departamento. Para mi sorpresa, oí a mi madre y a Adiel, que reían y charlaban. "Yo lo hacía en la televisora". Abrí la puerta de golpe: los dos, en la sala, sentados cómodamente en el sofá, rellenaban los frascos de alga espirulina y las cajas de lecitina de soya.

–¿Qué carajos hacen? –pregunté...

Mi madre me vio con desprecio:

–¿Qué haces tú, aquí?... ¿Cómo llegaste?... Don Mateo y la camioneta siguen en la televisora... Deberías estar ensayando...

–Ensayando, una chingada...

Me acerqué a la mesa de centro, donde estaban desparramados los medicamentos.

–¡Vete a tu cuarto! –me gritó mi madre...

La ignoré. Vi tres nuevos productos, que no conocía: cyclofemina, androcur y somatrem... Los levanté:

–Tienes mucho que explicarme...

Adiel intervino:

–Te lo advertí, Karen... Que habías hecho mal en no decirle...

Mi madre se acomodó en el sofá, y se cruzó de brazos...

–Muchas veces le repetí que la estaba convirtiendo en mujercita...

Adiel me vio:

–Pregúntame...

Sentí que la furia me hacía hervir la sangre...

–Primero, ¿qué madres están aplicándome?

Adiel suspiró:

–Cyclofemina, androcur y somatrem...

–Ya vi los putos nombres... ¿Qué son?

–El cyclofemina es un anticonceptivo...

Estuve a punto de reír...

–¿Y por qué me dan un anticonceptivo? Están locos...

Fue mi madre la que rió ahora...

–Obvio: nunca he pensado que puedas embarazarte... Te lo aplico, todos los días, por lo que contiene: acetato de medroxiprogesterona y cipionato de estradiol...

–No entiendo...

Adiel fue directo:

–Son hormonas femeninas...

Mi madre lo interrumpió:

–En corto: por esas hormonas, que sobre todo producen nuestros ovarios, las mujeres tenemos el cuerpo como lo tenemos...

Me derrumbé en un sillón...

–No puede ser –balbucee...

–Lo es –prosiguió mi madre–... Al principio, te inyecté premarin, estrógenos conjugados obtenidos de la orina de yeguas preñadas, pero es muy difícil de conseguir... El cyclofemina no sólo está a mi alcance en cualquier farmacia, sino que respondiste muy bien a él...

Adiel se me acercó, y me puso la mano en el hombro...

–Vamos a tu cuarto... Tú también, Karen; pero tráele a Angie una coca light fría, como le gusta, para que se tranquilice...

Me tomó de la mano, y yo me dejé guiar... Una vez ahí, el cubano me pidió:

–Por favor, quítate la ropa... Quédate en bra y pantaleta...

Obedecí... Mi madre entró con la coca, y con las cajas de medicamentos; me dio aquélla y la bebí de golpe... Entonces, Adiel me puso frente a mi espejo de cuerpo entero:

–¿Por qué medicarme, Adiel? –logré pronunciar.

Por respuesta, Adiel me señaló al espejo:

–Tu madre comenzó a administrarte hormonas femeninas, antes de que iniciaras tu maduración sexual como varón...

Mi madre me mostró la caja de androcur:

–Esto es un antiandrógeno –explicó ella–... Lo tomas todos los días, e impide que tus testículos funcionen...

Comencé a digerir la información:

–O sea que detuviste mi desarrollo de hombre...

–Y te hice madurar sexualmente como mujer –enfatizó mi madre...

Adiel volvió a señalarme el espejo, y prosiguió:

–Tú te ves todos los días y no notas los cambios radicales que se han operado en ti... La buena genética que compartes con Karen ha sido definitiva...

Mi madre salió del cuarto, y regresó con una foto mía, aún como Ángel (en camiseta y short), y con una de las revistas donde aparecía yo en traje de baño... Se las dio a Adiel, y le indicó:

–Déjala que se compare...

Adiel extendió la foto y la revista, a un lado del espejo

–Tu pelvis no sólo se te ha ensanchado, sino que se te ha bajado e inclinado: por eso tus nalgas además de su delicioso volumen, tienen ya una forma plenamente femenina...

Vi el material gráfico, y escudriñé mi reflejo. ¡La transformación era increíble!... ¡Hasta mi hueso sacro lucía amplio y desplazado hacia delante!...

–¡Rayos! –exclamé...

–Fíjate en tu talle estrecho, en tus caderas anchas y en la distribución de tu tejido adiposo –me subrayó Adiel...

Lo hice. En la revista, el traje de baño me permitió verificar otro cambio notable: ahora, mis muslos se me insertaban en la pelvis más distanciados entre sí, de forma que se encontraban en ángulo respecto al centro del cuerpo, y se me doblaban ligeramente hacia adentro. A su vez, mis brazos parecían desplazados cerca del tronco, lo que me había estrechado los hombros otro poco... "Con razón ya no puedo caminar como hombre", reflexioné. "¡Con tantos cúmulos adiposos, mi paso se ha hecho oscilante; casi la totalidad de mi cuerpo se balancea!".

–¿Por qué me veo mayor?...

–Por el somatrem –explicó Adiel–: hormona del crecimiento...

–¿Qué?...

–Sí –el cubano me mostró el medicamento–... Tu mamá ha mezclado con somatrem las hormonas femeninas... ¿De qué otra maneta podrías tener senos de mujer adulta, tan grandes como los de Karen?... Y aún te sigues desarrollando...

–O sea que lo del Decolette 3D+ y lo del Suprem’Advance...

–Sólo fueron el inicio de tu transformación –se rió mi madre–... El cerillito para encender la fogata...

No supe qué sentir.

–Esto es una pesadilla...

Mi madre le quitó la camisa a Adiel; luego, me susurró al oído:

–¿Cuántas veces te dije que iba a convertirte en mujer? ¿Quieres algo más femenino que tener tetas? –me señaló al cubano– ¡Mira! ¡Un verdadero hombre, como Adiel, tiene el torso amplio, con pectorales fuertes!

Quise protestar... No pude...

–Date cuenta de algo –volvió a sisearme mi madre–: la función primaria de las tetas es alimentar al recién nacido durante sus primeros meses de vida, sí; pero sus formas redondeadas emiten también un reclamo sexual: indican al potencial compañero que la mujer posee los requisitos corporales necesarios para convertirse en madre y poder amamantar a sus hijos...

–A ti te gusta fantasear con la idea de que menstrúas, ¿no? –soltó Adiel...

Fue mi madre quien continuó:

–Pues imagínate, tan sólo, cuántos de los machos que compraron tu revista se masturbaron con ella... O cuántos de los que te han visto por la televisión estarían felices de reproducirse en ti; de cogerte por la vagina, y eyacularte hasta dejarte bien preñadita... Porque están convencidos de que eres hembra; y de que con esas tetas, serías una buena mamá...

De pronto, me llegaron sensaciones conocidas: calor, tanto físico como emocional; mi percepción se abrió, y me llegaron olas sexuales, terriblemente sexuales... Supe de inmediato lo que mi madre había hecho:

–Me pusiste éxtasis en el refresco, ¿verdad?

–¡Karen! –protestó Adiel– ¡No tenías que drogarla!

Mi madre nos ignoró. Se limitó a guiñarme un ojo:

–¿No te gustaría tener vaginita y útero? ¿No te gustaría que te metan la verga justo cuando estés ovulando?

Me derrumbé en mi cama, bajo el efecto devastador de la droga... Justo en ese momento, mi madre comenzó a quitarse la ropa...

–Cógeme delante de esta cabrona –le pidió a Adiel...

El cubano se extrañó:

–¿Cómo?

–No te hagas pendejo; sé que se te para, cuando la ves... Cógeme delante de ella, para que descubra lo que puede disfrutar como mujer... ¡Dime su nombre!...

–¡Karen, ya basta!...

–Viste mis senos esta mañana –me dijo mi madre, con el torso descubierto, y retirándose el pantalón de lino y la pantaleta–... ¿O no?... En el espejo...

Era verdad: teníamos el mismo volumen, las mismas formas, los mismos pezones de limpia tonalidad rosada... Antes de poder reaccionar, me abrí la blusa, y me acaricié por encima del brassier... Mi madre, desnuda por completo ya, se recargó en mi cama, ofreciéndole a Adiel las nalgas: fue perturbador contemplar su cuerpo perfecto de hembra, agitándose lúbrico: porque era idéntico al mío (salvo el detalle de mi pene)... "Es como si me viera a mí, a punto de recibir al macho"... Me levanté el brassier, y comencé a tocarme los senos... Adiel me vio con apetito.

–¡Vamos! –le gritó mi madre al cubano– ¡Cógeme! ¡Imagínate que soy ella! ¡Enséñale lo mucho que la deseas! ¡Lo rico que le harías el amor!

Adiel se bajó los pantalones y el calzón, y tomó a mi madre por la cintura...

–Así –se complació ella–... ¡Ya transformamos en mujercita a esta cabrona! ¡Ahora vamos a hacerla bien puta!

Ash se transforma en un Ditto (5)

Buena Compra!!

Recomendación

Chicos los invito mirar la película Sam
Es una muy buena película sobre el tema,muy distinta a otras.
Sé que algunos ya la han visto pero los que no les dejo el link.

https://youtu.be/SQOL709Otbk

viernes, 14 de julio de 2017

jueves, 13 de julio de 2017

Ash se transforma en un Ditto (3)

Esto es lo único que pude rescatar
Espero les guste

Mala Suerte

Chicos lamentablemente perdí todos los capítulos que había realizado de "Ash se transforma en un Ditto" y tendré que volver a hacerlo por lo que pospondre su publicación hasta el próximo lunes.
La historias ya están en proceso y cada una será publicada entre la próxima semana y posteriormente habrá más dinámicas.
Lo último es que Repercusiones llegará a su fin en el próximo capítulo por eso esta tardando mucho ,quiero sorprenderlos con el final.

Por su comprensión gracias

domingo, 9 de julio de 2017

Relatos (6)

Hola les dejo la nueva aventura de nuestra amiga angie que le esperara en este nuevo relato? Les dejo la continuación del relato dejen sus opiniones si quieren que continúe la historia

No podía dejar de ver las páginas de brillante papel couché. Más allá de que hubieran incluido fotos mías en traje de baño ("¿cómo rayos me las tomaron?"), me impactaba la secuencia donde José Manuel y yo aparecíamos bailando en el antro, por tres razones: una, a través de la comparación, se evidenciaba mi cada vez más concluyente ruptura con lo masculino; dos, pese a que el lugar estaba atestado, la perspectiva nos hacía ver comprometedoramente solos; tres, aunque, día tras día, trataba yo de ahogar los recuerdos de esos momentos, su indómita presencia se me imponía.

En la primera imagen, enfocada hasta nuestras cinturas, contrastaban los hombros y los pectorales del chico (su enorme masa muscular, bajo una exigua camisa de lino) con mi espigado tronco. En la segunda, de perfil y de cuerpo entero, la sólida y cuadrada constitución física varonil enfatizaba mi silueta de reloj de arena (el mini vestido, súper ajustado, marcaba mis senos rotundos, mi talle estrecho y la muy pronunciada curva de mis nalgas que se fundía, maravillosamente, en mis largas y bien torneadas piernas). En la tercera, disparada de cerca, mi piel pulcra, mis antebrazos pequeños y mis manos gráciles (con uñas largas, bien pintadas, perfectas) se perdían en la abundante vellosidad, la desmesura y la rudeza de quien me abrazaba. En la cuarta, sólo de rostros, la atrevida cámara me había inoportunamente registrado en un gesto de coquetería, admiración y súplica (casi copiado a mi madre).

Una timbre metálico me hizo girar hacia mi celular (regalo de Chassier, que apenas había yo estrenado). Contesté:

–Diga...

–Sales en todas las revistas de espectáculos del país –era Fanny...

–Estoy viendo la primera –confesé–... Mi madre tuvo la precaución de dejármela, antes de irse con Adiel...

–Te guardaré ejemplares de todas... ¿Cuál tienes?

Le dije el nombre... Y agregué:

–Me sorprende el manejo que le han dado a la información... Es exactamente como el señor Chassier quería... Aunque hay un dato equivocado...

Fanny rió:

–La directora de esa revista es capaz de hacer cualquier cosa por dinero y por exclusivas... Ella asegura que no se vende, pero digamos que nuestro jefecito la alquila de vez en cuando... Cualquier error está calculado: créeme...

Suspiré:

–Te juro, amiga, que esto ya me parece un complot mafioso...

Fanny rió más fuerte:

–The show must go on –recitó–… ¿A qué horas vienes a la televisora?

–No jodas: hoy me tocó descanso... Tengo chequeo con el doctor Sáenz, pero me citó en su consultorio particular...

–Ya, ya... Chassier quiere ultimar pronto lo de tu vestuario... Ramiro ya tiene algunas propuestas... En fin… See you tomorrow...

Apagué al celular y volví a la revista. Ahora entendía los textos que acompañaban las fotos del antro: "Dos de los seleccionados del reality show ‘Jugar y cantar’, Angie y José Manuel, se volvieron inseparables desde el primer momento. Nuestro paparazzo los captó en actitud apasionada. ¿Habrá romance en puerta?". Las de la playa, sin embargo, estaban rodeadas por un misterio: "Los participantes de la nueva producción del exitoso Yves Chassier, gozaron de las playas de Cancún, antes de iniciar las duras jornadas de trabajo. Angie, para regocijo de los varones, se bronceó en un atrevido traje de baño, presumiendo cuerpazo y mostrando que a sus 15 años es ya toda una sexy mujer". Reflexioné en silencio: "¿por qué aparezco con esa edad? Me han puesto casi en el límite señalado por la convocatoria del concurso".

Revisé, por enésima vez, la foto central: la más grande, justo la de los momentos en que le había yo echado los brazos al cuello a José Manuel. "¡Rayos!". Mi inferior estatura (a despecho de mis tacones), mi espalda arqueada, mi pierna derecha despegada del piso y ligeramente doblada hacia atrás, el amplio corte lateral del mini vestido exhibiendo un dorado muslo de ensueño, mi manera de alardear los senos y, en especial, mis ojos entornados, elevándose al anguloso y atlético rostro del chico, me hacían ver no sólo suplicante de protección sino franca hembra en celo. Él, a su vez (firme, seguro, con mirada llena de apetito sexual), cubriendo con sus enormes manos casi la totalidad de mi cintura, se apoyaba sobre mis caderas y las atraía hacia su genitalidad, en un gesto de macho cortejante que se sabe deseado. "Él, hombre; yo, mujer", cavilé... Me brotó el recuerdo, que me había estado torturando: una vez más; lo contuve.

Suspiré, y arrojé la revista a mi cama. Puesto que acababa yo de ducharme, vestía sólo una diminuta y sensual tanga que me encantaba (por sus adornos de pedrería, plata y swarovski), aunque la sentía yo cada vez más ceñida.

Terminé de despintarme las uñas (ya mías, larguísimas, sin necesidad de postizos), y decidí ponerme un suave y holgado conjunto deportivo de Abercrombie & Fitch. Fui, entonces, a la cocina, calenté el plato con mis alimentos (depositado por mi madre en el horno de microondas), y lo comí sosegadamente; incluso, me permití una lata fría de coca-cola light. Luego, me abandoné en el sofá, y estuve jugando con el control remoto, sin decidirme por algún programa, hasta que opté por relajarme con una repetición de caricaturas de la Warner Bros.

Recién había pasado una semana desde nuestro regreso de Cancún (la tarde dominical anterior había sido transmitido el especial grabado allá, que me había negado a ver), y mis actividades continuaban incrementándose. El día de gracia, pues, tras levantarme tarde, me estaba resultando renovador, vigorizante.

Para buena fortuna, mi madre pasaba cada vez más tiempo con Adiel, lo que me otorgaba la posibilidad de mantenerme casi a solas, exceptuando las prácticas coreográficas. De hecho, mi madre parecía únicamente preocupada por administrarme los suplementos alimenticios con puntualidad británica, y por cuidar que no me alejara un ápice de las instrucciones dietéticas del doctor Sáenz, en especial cuando estaba yo fuera de la televisora.

A las cuatro en punto, don Mateo llamó a la puerta.

–Señorita Angie –me saludó–... ¿Está usted lista?...

–Un segundo, don Mat –pedí...

Cambié mi informal atavío por un moderno pantalón de mezclilla. Si bien éste, que ya había yo usado antes, era, de por sí, una prenda sugestiva (por su corte bajo), se me entalló aún más, como todo el resto de mi ropa en los últimos días, evidenciando mi "monte de venus", mi cintura disminuida, mi vientre ya decididamente femenino, mis llamativas nalgas, y el inicio de mi atrevidísima tanga. "¡Carajo!", me dije. "¡Es como si tuviera las caderas más grandes; y las piernas, más gordas!"...

Completé con un brassier sin tirantes, en algodón y lycra (que creí a punto de reventar); con una mini blusa estilo torero, de tela muy fresca (para lucir mi bien trabajado abdomen); y con unas sandalias de plataforma. Me maquillé, me peiné, y elegí unos fantásticos aretes de plata, unos anillos y unas pulseras del mismo metal; incluso, substituí el tradicional piercing de mi ombligo por una cadenita hermosa de la cual pendía un corazón de diamante.

A las cinco, conforme a la cita, estaba en el consultorio. El doctor Sáenz me recibió, con evidente buen humor, me hizo algunas preguntas, me tomó signos vitales, me pesó y, con una cinta especial, me midió busto, cintura y cadera. Me observó, entonces, con sorpresa.

–Desvístete el torso, por favor –me pidió–... Y siéntate en la cama de reconocimiento...

Sentí algo raro.

–¿Me desvisto de arriba, por completo? –pregunté...

–Sí... Espero que no te moleste...

Comencé a quitarme la blusa, y caí en cuenta: muchas veces había estado sin camisa y sin camiseta, frente a mis amigos de la colonia, al jugar futbol; ¡pero mi situación ya era distinta, inimaginable antes! Se me despertó una timidez enteramente nueva. "Muy médico y todo, sí; pero el doctor Sáenz va a ser el primer hombre que me vea los senos desnudos", pensé... Cuando intenté retirarme el brassier, mis manos estaban temblando... Porque al pensar en él, como hombre, había hecho una dicotomía automática que no me agradaba.

–Tranquila, hija –me dijo Sáenz–... Soy profesional...

Tenía la boca seca cuando me mostré, al fin. El doctor Sáenz me vio con cuidado, y volvió a medirme el busto... Noté el efímero y tibio roce de los dedos sobre mi piel... Entonces, de manera súbita, claramente inoportuna, se me erectaron los pezones... Me sonrojé...

–¡Es increíble! –agregó...

–¿Qué? –urgí...

–Nada malo –sonrió el médico–: más allá de la dieta y del ejercicio, te estás desarrollando de manera espectacular...

–¿A qué se refiere?

–Que te comencé a atender como niña, pero ya eres toda una mujer... Al ver tus senos tan abundantes, pensé que traías relleno o alguna prenda especial...

¡Dios!

–No sé que decir –balbucee...

–¿Qué puedes decir? –se encogió de hombros; luego, añadió en tono respetuoso–... No lo tomes a mal, Angie, pero, al fin y al cabo, tienes a tu favor los buenos genes de tu familia: en poco tiempo, podrás pedirle brassieres prestados a tu hermana; incluso, me extrañaría que no llegues a ganarle en medidas...

Confirmé mis sospechas: algo raro le pasaba a mi cuerpo. "¿Yo? ¿Con tetas tan grandes como las de Karen?", medité... Se me ocurrió, de pronto:

–¿Cree que sean los suplementos alimenticios?

–¿Cuáles? –se extrañó el doctor Sáenz...

Decidí ir con cuidado:

–La combinación de alga espirulina y lecitina de soya...

–¿Desde cuándo te la administran? ¿Quién te la prescribió?

Me mordí los labios... Contrario a las informaciones de mi madre, su famoso tratamiento diario no era disposición de Sáenz: ella actuaba, por su cuenta y por su riesgo...

–Mi hermana pensó que era buena idea, para desintoxicarme y para que la dieta me hiciera más efecto...

Sáenz lanzó una sonora carcajada.

–Dile a tu hermana que está pagando los ingredientes de una orina muy cara... No, Angie: simplemente te estás consolidando como cualquier jovencita de tu edad... ¿A los cuántos años comenzaste a menstruar?

Quedé de una pieza, por las morbosas implicaciones del cuestionamiento: "este hombre, en verdad, me piensa como mujer, ¡y con todo el equipo!", pensé. "¡Cree que tengo ovarios, útero, vagina y vulva; y que están andando en mí los mecanismos biológicos necesarios para que me reproduzca!". No supe qué responder; sólo pude articular la primera y muy obvia edad que se me ocurrió:

–A los doce...

–¿Lo ves? Simplemente eres una quinceañera más próspera en todos los aspectos...

Otra vez... "¿Quince años?"... No quise ahondar en la declaración: bastante tenía con mis nuevos descubrimientos... Ya habría tiempo...

En cuanto regresé a casa, fui al cuarto de mi madre y comencé a revisar cajones. No tardé en encontrar los suplementos: un frasco enorme y una caja alargada, rotulados de fábrica: "Alga espirulina. Grageas". "Lecitina de soya. Inyecciones". Memoricé el nombre del laboratorio fabricante, guardé todo y fui a mi computadora. La encendí, y rastree, a través de Google, los teléfonos correspondientes. Llame desde mi celular:

–Productos Farmacéuticos Naturistas de México –me respondió una chica–. ¿En qué puedo servirle?

–Buenas tardes –respondí–... Necesito información respecto a dos de sus productos...

–Permítame, señorita –me cortó, con amabilidad, la telefonista–... La comunicaré con atención a clientes...

Me impresioné... El hecho de que, a la primera y sin verme, alguien me identificara por teléfono como mujer, me confirmó la feminización de mi voz.

–Atención a clientes –surgió un hombre, tras una pequeña cortina musical–... Soy Manuel Rocha. ¿En qué puedo servirle?

–Manuel, disculpe –inicié–, acabo de comprar dos productos de su laboratorio...

–Dígame su nombre, señorita, por favor...

–¿El de los medicamentos?

–El suyo...

–Gisela –mentí–... Gisela Gómez...

–¿Tiene a la mano los productos, señorita Gómez?

–No... Pero son alga espirulina y lecitina de soya...

–¿En grageas, cápsulas o inyecciones?

–En el caso del alga espirulina, grageas; la lecitina de soya viene en inyecciones...

–Perfecto, señorita Gómez... ¿Cuál es su consulta al respecto?

–¿Para qué diablos sirven?

Manuel Rocha sonó divertido...

–¿No sabe para qué sirven, y los compró?

–Bueno... yo...

–Son desintoxicantes, señorita... Con el alga espirulina, usted recibe un cóctel multivitamínico y mineral; resulta saciante, le ayuda a perder peso y le aporta prácticamente todos los nutrientes que necesita... La lecitina de soya le disminuye el colesterol plasmático y le incrementa el colesterol bueno; además mejora su rendimiento atlético...

–Entiendo...

–Si me da un correo electrónico, puedo enviarle un documento completísimo e interesante, en formato digital...

Colgué: el misterio se eternizaba. Justo en ese momento, el ruido de la puerta me avisó de la llegada de Adiel y de mi madre...

–¿Hay alguien en casa? –gritó ella...

–Sí –contesté...

Fui, corriendo, a la sala... Mi madre se había despatarrado en el sofa. Adiel me extendió un paquete...

–Tuve que rogarle a tu hermana, pero al fin me permitió traerte esto...

Lo abrí: ¡el delicioso aroma me hizo saber que tenía una espléndida pasta a la amatriciana en las manos!

–Este cubano manipulador insistió –dijo mi madre–... Según él, un día de descanso sin algo sabroso vale para nada...

–Era consejo de mi abuela, chica –rió Adiel–... Los domingos, siempre se las ingeniaba para darnos el mejor congrí de la isla y una sabrosa masa real de guayaba...

Me acomodé en la barra de la cocina, y devoré la pasta. ¡Dios! ¡El tocino me sabía a gloria! Adiel extrajo una coca clásica del refrigerador, la abrió y la puso frente a mí. Luego, me guiñó el ojo. Escuché, entonces, el timbre del teléfono de casa.

–Es José Manuel –gritó mi madre...

Fui a la extensión, que colgaba a un lado de la alacena, y respondí ahí.

–Hola...

–¿Cómo estás, Angie?

–Bien...

Desde el regreso de Cancún y sin que coincidiéramos en la televisora, el chico me había estado llamando todos los días. Y siempre, para mi mala fortuna, me hacía recordar unos momentos particulares en el antro: los que habían quedado retratados en el centro del reportaje fotográfico, y que yo trataba de bloquear.

–Bailas muy bien –me había dicho, mientras nos movíamos a ritmo de techno...

–Gracias –le había yo respondido...

Repentinamente, sin embargo, se había interrumpido la música electrónica y habían sonado piezas muy calmadas, románticas. Obvio: había yo intentado regresar a la mesa. José Manuel, sin embargo, asiéndome con fuerza por la cintura, me había obligado a permanecer en la pista y a juntar mi cuerpo al suyo...

–Tengo ganas de ir, hoy, a tomar un café contigo –escuché la voz en el teléfono–... ¿Me lo aceptas?... Fanny me dijo que estás libre...

En mi mente volvió a surgir Cancún, el antro, la cercanía de José Manuel, sus manos enormes. ¡Y evoqué no sólo la cálida sensación de su pelvis pegada a la mía, sino el perturbador crecimiento de su pene!... Sí: ¡al chico se le había erectado la verga, y yo había experimentado en mi piel todo el proceso!... Sin poder evitarlo, al igual que en el evento de la constructora, mi cuerpo (mañosamente condicionado por mi madre) había encontrado placer, mucho placer, en el dilatado y rígido contacto sobre mi vientre... Para más perturbación: no había yo reparado ni un solo instante en mi propio pene (dormido; oculto en mi interior, junto a mis testículos, siguiendo la técnica de mi madre), sino en el súbito deseo que me había envuelto de que manos masculinas acariciaran mi nueva anatomía de mujer, y en el copioso lubricante que había yo comenzado a producir, empapando mi tanga... Mis ojos habían girado hacia arriba, entonces, buscando el rostro de José Manuel; le había echado yo los brazos al cuello, y se me había escapado algo muy similar a un gemido... ¡Dios!... ¡Incluso había tenido que morderme los labios para no pedirle: "tócame"!...

–¿Es orden de Chassier? –pregunté...

Hubo un breve silencio en el teléfono.

Por un brevísimo intervalo de la noche caribeña, lo recordaba, el antro había desaparecido de mis referentes... Sólo había experimentado una especie de vértigo: como si hubiese estado al borde de un abismo, en cuyo fondo residiera la hombría de José Manuel, atrayéndome fatalmente... ¡Y yo había querido dejarme caer!... Me había dado miedo mi propio vacío, sin embargo, porque, al igual que en la primera noche de Adiel en el departamento, ¡yo había vuelto a desear como mujer!

–No –completó el chico, al fin...

–Entonces –corté–, prefiero que nos veamos en el reality...

Sí... No podía seguir arriesgándome... José Manuel, Adiel... No daría un paso del cual me arrepintiera más tarde... "Soy hombre"...

Esa noche, dormí mal: al filo de la medianoche, mis senos parecieron repentinamente sensibles, y una hora más tarde me dolían.

Al día siguiente, entre ensayos, pudiendo apenas soportar las molestias, tuve prueba de ropa. De entre todas las opciones de Ramiro, Chassier personalmente me había elegido un conjunto matador, en color blanco: un atrevido top tipo halter, unido al frente por el detalle de una argolla; una sexy micro falda rizada, con cordones a los lados; y unas zapatillas cerradas muy elegantes.

–¡Te ves maravillosa! –exclamó Ramiro–... Pero tendremos que cuidar un detallito...

Con calma, me hizo alzar el brazo: una especie de delicado plumón estaba surgiendo en mis axilas...

–Irás a depilación de inmediato...

Fanny intervino:

–No creo que sea conveniente... Mira lo pálida que está...

Ramiro se preocupó:

–¿Tuviste fiebre?

Fanny rió:

–Nunca entenderías, muchacho... Déjanos solas: esto es entre mujeres...

Me dejé caer en una silla. ¡Dios!

–Creo que necesito un médico –me quejé–... Háblale al doctor Sáenz...

Fanny movió la cabeza en forma negativa.

–Conozco los síntomas... No es la primera vez que a alguien, por la tensión nerviosa, le ocurre esto... ¿Te duele mucho el vientre?

Suspiré:

–Son los senos...

Fanny sacó de su bolsa de mano un frasco de pastillas y una botella de agua Evian...

–A mí me pasa lo mismo... Tómate esto...

Obedecí... Sólo después, pregunté...

–¿Qué es?

–Syncol, para el síndrome premenstrual...

–¿Qué...?

–Te ayudará mucho...

No supe qué hacer... ¡Todo era tan bizarro!... ¡Fanny pensaba que mis malestares tenían que ver con la proximidad de una menstruación!... Como reafirmando su idea, me dio un paquetito.

–Por si las dudas –subrayó...

¡Era una toalla sanitaria!

–¡No la necesito! –clamé...

–¿Traes contigo?

Me sentí en derrota...

–No sé...

–Consérvala; para evitarte apuros... Hay un depósito con más, en el baño general de mujeres, frente a la zona de camerinos, justo debajo de los lavabos... Llévate, también, la caja de Syncol...

–Gracias...

–¡Ah! ¡Y toma esto: no pienso ser tu cargadora!

Fanny me entregó un montón de revistas de espectáculos. En todas, la información sobre el reality show ocupaba lugares destacados, y se insinuaban las implicaciones románticas del "acercamiento" con José Manuel.

Una publicación en especial, famosa por sus manipulaciones y por sus noticias exageradas, me había dedicado la portada, con una foto mía en traje de baño (aparecía yo de espaldas, con el mar Caribe de fondo, girando el torso hacia la derecha, posición que me adelgazaba la cintura y me acentuaban las nalgas), bajo un título en letras muy gruesas: "Adolescente y provocadora. Angie, la nueva ‘lolita’ del mundo del espectáculo". En el interior, había un reportaje con tres imágenes desconcertantes: en la primera, por el ángulo desde el cual estaba enfocada, ¡parecía que José Manuel y yo nos besábamos en la boca!; en la segunda, tomada de algún anuario estudiantil, José Manuel abrazaba a una chica rubia; en la tercera, procedente de mi primer estudio fotográfico, lucía yo el mini-vestido ajustado en color beige.

–¿Qué onda con esto? –pregunté...

–Prensa amarillista –Fanny se encogió de hombros–... Acostúmbrate a ella, cariño...

Leí el reportaje, firmado por una tal Pina Cantú: "Tras la fiesta organizada por el productor Yves Chassier, para festejar el próximo inicio del reality show ‘Jugar y cantar’, fue notoria la actitud atrevida de la concursante Angie. En todo momento y de manera deliberada, la nueva ‘lolita’ de la farándula se mantuvo cerca del concursante más guapo, José Manuel, a quien prácticamente sacó de la disco donde la fiesta se realizaba. Una vez fuera, en un oscuro rincón, los noveles cantantes intercambiaron apasionados besos y atrevidas caricias. Lo escandaloso es que ambos tienen pareja: José Manuel lleva varios meses de novio con Silvia Stevenson, una chica de Nuevo México que fue su compañera de escuela; Angie, a su vez, según una fuente cercana, sostiene una relación con alguien llamado César, que no pertenece al medio artístico pero a quien le estamos siguiendo la pista. El término ‘lolita’ no puede ser más apropiado para la sexy Angie, de 15 años: tomado de una novela de los años cincuenta, en el lenguaje popular designa a adolescentes consideradas muy seductoras. Es una lástima que por estar fuera de control, la descarada ‘lolita’ puede manchar el inicio de su carrera". Me enojé:

–¿Puedes hacerme un favor? –le pedí a Fanny...

–¡Claro!

–Dile al cabrón de Tony que no ande de hocicón...

Fanny reaccionó con sorpresa:

–Pensamos que la revista había inventado todo... ¿En serio tienes novio?

–¡No!

–¿Qué le dijiste a Tony?

Titubee:

–Sólo el nombre de un amigo... Platicaba por platicar...

Fanny suspiró:

–Jamás negaré la capacidad de Tony: es el mejor estilista de la empresa... Pero su tendencia a chismosear cae en lo ridículo... Ten cuidado con lo que le digas...

–Lo haré...

–¿En serio estás sin galán?

–¡Sí!

–¿Por la garrita?

–¡Fanny! No tendría por qué mentirte...

Para la hora de la comida, había terminado de ver las revistas, y ciertamente el dolor se me había esfumado; incluso, notaba mis senos completamente ligeros. Sin embargo, una nueva contrariedad me hizo su presa: estaba yo orinando muchísimo. Fue, justamente, en una de tantas visitas al baño, cuando se fracturó otra capa más de mi masculinidad.

–¡Rayos! –le dije al maestro Borrero, a medio ensayo–... ¡Necesito salir un momento!...

Fanny me vio en el pasillo.

–¿Cómo estás, Angie?

–Mejor –respondí, veloz–... Mucho mejor... Ahorita nos vemos...

Penetré en el baño más cercano (justo en que quedaba frente a camerinos), y me acomodé en uno de los retretes. Tras la puerta, escuché la voz de Fanny:

–Ya te bajó, ¿verdad?

¡Dios! Ése era un término que mi madre usaba, y yo sabía bien a qué se refería: a la regla... No tuve más remedio que seguir el juego:

–Sí –balbucee...

–¿Te manchaste?

–No...

–¿Traes la toalla que te di?

–No, la dejé en mi bolsa de mano...

–Te pasaré otra...

Tras un golpeteo inconfundible en los anaqueles de los lavabos, Fanny me alcanzó una toalla, pasándola por debajo de la puerta.

–Gracias...

–De nada...

La conversación previa con el doctor Sáenz me había hecho surgir ideas, sí; pero las circunstancias en ese instante me trastornaron. De hecho, me excité sexualmente. "¿Cómo será menstruar?", me pregunté... Hubo calor en mí, desde el vientre, pero mi pene no reaccionó; mis senos, en cambio, dentro del brassier parecieron inflamarse, y noté el roce de mis pezones endurecidos con el interior de las copas... Recordé a Adiel, a José Manuel, a César, a los tipos de la constructora... De súbito, por vez primera, surgió en mí una especie de voraz apetito: ya no me bastaba lucir como mujer... "Quiero sentirme hembra", descubrí... Y, sin reflexión alguna, comencé a abrir el pequeño paquete: vi la toalla sanitaria, una always fresh; palpé su textura... Me llegó un aroma delicado, que ya conocía y que me agradaba: lo había captado algunas veces, cuando mi madre me permitía acostarme sobre ella, para ver televisión, y recargaba yo mi cabeza en sus piernas... Desee, entonces, que mi vientre oliera así... Arranqué el papel que protegía los adhesivos de las alas de la toalla, la acomodé en mi pantaleta, la sujeté y me vestí...

–¿Lista? –me preguntó Fanny, al verme salir...

Moví la cabeza afirmativamente y fui a lavarme las manos. Con cada paso, no podía dejar de percibir "mi toalla", apisonando aún más mis genitales ocultos y abriéndome ligeramente las piernas; su roce sobre mi piel desnuda, bajo la femenina tela de mi ropa interior... Me vino a la mente la tarde el día del casting, y oí la voz de mi madre: "Piensa que eres niña... Repítelo mentalmente: ‘soy niña, soy niña’". En aquel momento, me había costado tratar de sentirme en un sexo distinto al mío, pero ahora esa era precisamente mi necesidad, angustiosa, creciente...

Ya en la noche, durante el ensayo con De Saint-Aymour, Adiel me veía con más atención que de costumbre. De hecho, cuando me levantó en la coreografía, apoyando su mano en mi trasero, pareció querer comprobar la presencia de mi "aditamento" y no pudo disimular su estupefacción. Antes de que mi madre llegara, en un descanso, me llevó aparte:

–Traes un kótex –me disparó–, ¿verdad?

–¿Un qué? –pregunté...

–Una toalla de esas para la menstruación... Un pantiprotector...

–¿Les dicen kótex en Cuba?

–En Cuba, no hay... Allá se usan pañitos...

–Gracias por el breviario cultural...

–No finjas conmigo, Angie... ¿Sabes lo mucho que se te marca el caballo, con el leotardo tan entallado que traes?... Además, tengo muchos años de bailarín: hay cosas que no pueden ocultarse, por el enorme contacto que existe...

Comencé a enfadarme:

–Y si me hubiera dado la reputa gana de usar una toallita, ¿a ti qué carajo te importaría?

Adiel sonrió, y me pasó una mano por la mejilla:

–¡Ay, chiquita!...

Giró y regresó a la duela...

Por la noche, en el departamento, mi madre no me dejó siquiera terminar de bajar la bolsa de mano. Estaba de pésimo humor.

–Me dijo Fanny que te está saliendo vello...

–¿Y? –contesté...

–Obvio no podrán depilarte en la televisora, porque te desnudarán... Ese pitito tuyo se nos va volver un estorbo...

–¿Oye? –reclamé...

–¡Cálmate, pendeja! ¡Cómo si esa chingadera te fuera a servir todavía para algo!

–¡No olvides que soy hombre, Karen!

La carcajada de mi madre me resultó hiriente.

–¡Adiel! –le gritó a su amante– ¡Ven!

El cubano salió de la cocina: se había preparado un sándwich...

–¿Qué paso? –inquirió...

–¿Te parece que hay aquí, aparte de ti, otro macho?

–¿De qué hablas? –se extrañó...

–¡Carajo!... Quiero decir: ¿te imaginas a mi hermanita en plan de varón, fornicándose a una chica? ¿O la ubicas, más bien, en cuatro, dándole las nalgas a un cabrón bien dotado?

–¡No seas vulgar con Angie! –me defendió...

–¡Puta madre! ¿Ahora tú, de fino? ¡Si hubieras visto la carita de "cógeme" que le puso al tal José Manuel, en Cancún!... ¡La reinita no tardará en dejar que alguno le meta la verga!...

Adiel movió la cabeza, en franco signo de desaprobación, y regresó a la cocina...

–¿Ya terminaste? –le vociferé–... Porque, la neta, quiero descansar...

Mi madre me vio, con la furia desbordándosele... Al fin, remató:

–Le dije a Chassier que tienes la piel muy delicada... Él mismo me recomendó una clínica de belleza... Tienes cita mañana, a primera hora...

Nada respondí. En silencio, fui a mi cuarto. Ahí, cubierto por mi almohada, hallé un paquete de toallas sanitarias, con una nota de Adiel: "me gusta que seas tan mujer como tu hermana"... Me acosté con sentimientos encontrados... Aún de madrugada, me despertó el dolor de senos. Me tomé un Syncol, y pude dormir otro rato. Sin embargo, mi madre me despertó tempranísimo, para que me bañara a toda prisa. Puso especial cuidado en ocultarme dentro del bajo abdomen mi ya de por sí reducido pene (lo empujó al máximo, como nunca); y, a sugerencia de ella, me limité a vestirme con una mini tanga de hilo dental, una minifalda de mezclilla, una playera y unos tenis...

–No te pongas brassier... Vas a desnudarte, de todos modos...

Llegamos a nuestro destino a las seis de la mañana: una modernísima clínica, dentro del área más exclusiva de un lujoso centro comercial. A esa hora, sólo se distinguía el rumor de un gimnasio vecino... Nos esperaba una chica muy guapa, ataviada con una especie de traje médico...

–Tenemos cita para depilación –dijo mi madre, con tono autoritario...

–Bienvenidas... Usted es Angie, ¿verdad? –me vio–... El señor Chassier nos pidió que la atendiéramos muy bien... Soy Lucía... Pasen...

Fuimos hasta un confortable recinto, saturado de deliciosos olores relajantes: maderas, flores, frutas...

–Prepárese, señorita, por favor –me pidió...

–¿Debe desnudarse por completo? –intervino mi madre, mientras comenzaba a escarbar en su bolsa. Supe que, dependiendo de la respuesta, sacaría la cantidad de dinero que le pareciera suficiente para lograr complicidad...

–¡Por supuesto que no! ¡El señor Chassier no nos indicó depilación brasileña!

Fue audible el suspiro de tranquilidad de mi madre. En un par de minutos, pues, yo quedé en mini tanga, boca arriba, sobre una maravillosa cama, agradable pese a su aspecto quirúrgico...

–De haber sabido –me cuchicheó mi madre–, tu hubieran arreglado en la televisora... ¡El dineral que nos habríamos ahorrado!...

–¿Qué me harán? –pregunté, ignorándola...

–Depilación corporal y facial –me informó Lucía...

–Me dolerá...

–Usted tranquila... Usamos luz intensa pulsada, que alcanza de forma precisa el folículo piloso sin dañar su epidermis...

–¿O sea?

–Deje todo en mis manos...

La chica comenzó a calibrar sus aparatos. Luego, con suavidad, me colocó unos lentes especiales, me separó las piernas, tomó la lamparita del equipo y me la aplicó en las ingles... Nada especial...

–Esto es mucho menos terrible de lo que había imaginado –confesé...

Lucía sonrió. Poco a poco, durante unas tres horas, fue avanzando: tras las ingles, recorrió mis piernas, mis axilas, mis senos, mis brazos... Me hizo sentar, y se enfocó en mi espalda baja... Volvió a acostarme, y trabajó en mi cara...

–Su piel está respondiendo maravillosamente –dijo de pronto–... Jamás había visto algo así...

Al fin, enrolló la lámpara en el generador.

–Permanezca acostada un rato –me ordenó, mientras abandonaba el recinto...

Busqué con los ojos a mi madre... Ella tenía cara de aburrida...

–¡Qué hueva! ¿no? –se limitó a comentarme...

–¿Qué es la depilación brasileña? –me ganó la curiosidad...

Mi madre alzó los ojos al cielo, como manifestando desesperación:

–Lo mismo que te hicieron –explicó, resignada–, pero en los labios vaginales y en la parte de atrás del ano... Según los gustos, te pueden arrasar el vello por completo, o dejarte un pequeño triangulo en el pubis...

–Descartado, para siempre –reí–... Yo no tengo vagina...

Mi madre me vio, haciendo un gesto misterioso...

–Sí, ¿verdad?...

Lucía regresó con un fólder, me ayudó a levantarme y me condujo frente a un espejo: mi piel relucía con un nuevo tono... Me vi los antebrazos, súper delgados... ¡Dios!... ¡Las líneas de mi abdomen y de mi espalda se marcaban claramente femeninas; incluso mis piernas se veían mucho más redondas y firmes!... "¡No puede ser!", reflexioné. "¡El resultado me encanta!"...

–Aunque tenía usted muy poco vello –expuso la chica–, la ausencia total de él, a la que no estamos acostumbradas, nos deja valorar cambios muy interesantes... Desde luego, siempre tenemos cuidado de abarcar las zonas corporales cuya piel es portadora de folículos pilosos primordiales....

–No entiendo –admití...

–Me refiero a las partes que son potencialmente capaces de producir pelo nuevo, aún tras una exhaustiva depilación con láser: sus areolas –puso sus manos sobre mis senos–, su "canalillo" –deslizó la derecha entre ellos–, su línea alba –acarició mi abdomen– y su región lumbar –me tocó suavemente desde el principio de mis nalgas hasta la parte inferior de mi columna...

–Hay cambios –reconocí–... No lo puedo negar...

–Además, las incomodidades del proceso son temporales; pero la depilación es permanente...

Sentí escalofríos...

–¿Perdón?

–Por la respuesta de su piel, le garantizo que hemos eliminando en usted, para siempre, las células germinativas responsables del crecimiento del vello... Sólo necesitará unas cuantas sesiones de refuerzo...

Saber que jamás me volvería a crecer vello en el cuerpo fue una especie de golpe emocional... A través del espejo, vi a mi madre: de pie, tras de mí, mostraba una sonrisa de satisfacción:

–Esto valdrá la que cueste –subrayó...

Sí: tanto ella como yo sabíamos lo que en realidad acaba de ocurrir: yo había dado otro paso, éste sí irreversible, hacia la feminización.

–Aquí está una lista impresa para el cuidado que deberá usted tener, señorita Angie –agregó Lucía, entregándome el fólder–... Es sencillo: use bloqueador solar las dos primeras semanas protector, evite el calor y los productos con alcohol... Y en tres días, no se ponga prendas ajustadas... Permanezca sólo en panti todo el tiempo que pueda...

Comencé a vestirme, notando, de inmediato, los cambios en mi piel: mayor tersura, sensibilidad acrecentada...

–¿Cuánto debemos? –preguntó mi madre...

–Nada –se extrañó Lucía–... El señor Chassier pagó, ya, el tratamiento entero... Nos vemos aquí, en tres semanas –se dirigió a mí–... Podremos continuar, sin problemas, por las características de su piel: no sólo es joven, sino que parece empapada en feminidad, receptiva por completo al tratamiento...

No quise profundizar en el significado de las palabras, pues yo estaba casi en shock... Íbamos saliendo de la clínica, cuando sonó mi celular...

–Diga...

–Angie –escuché a Chassier...

–Señor...

–¿Sigues en la clínica?...

–Estoy saliendo de ella...

–No te muevas de ahí... Estoy por llegar...

En un par de minutos, efectivamente, se estacionó un ostentosísimo lamborghini gris, junto a nuestra hummer rosa. De él, descendió Chassier.

–Mis queridas chicas –saludó–... ¿Han desayunado ya?

–No –respondí, sin dudas; la sed y el hambre comenzaban a hacerme su presa...

–¡Bien! Hay, en este centro comercial, un restaurante que me fascina... Acompáñenme, por favor...

Mi madre se paró en seco, poniendo cara grave:

–Tendrá que disculparme, señor Chassier, pero hice una cita con el dentista –giró hacia mí y, con discreción, me cerró un ojo–... Pero Angie puede acompañarlo...

Chassier vio a don Mateo:

–Por favor, Mateo, lleve a la señorita Karen donde ella le indique...

–Sí, señor...

–Y avise en la televisora que cancelen todas las actividades de la señorita Angie para hoy...

Vi a mi madre marcharse. Chassier me tomó, entonces, por la cintura, invitándome a caminar. Mi piel no sólo notó la cálida rudeza de la mano masculina sino que, hipersensible, la amplificó hasta hacerla abrasadora...

–Quedaste maravillosa –me dijo–... Se te ven unas piernas de campeonato...

Fue extraña la sensación de ir así, por primera vez, con un hombre... No puedo negar que experimenté una protección inédita, sí, pero la actitud del productor me despertó otra cosa: la sospecha de que me exhibía con presuntuosidad. No tardé en confirmarlo: avanzando por los pasillos, sometidos ya ambos al escrutinio de los compradores matutinos, me dejó ir una afirmación tajante:

–Mira cómo me envidian esos pobres pendejos... ¡Es un delito que estés tan buena!...

Desayunamos en silencio. Yo trataba de poner mis ideas en orden, pero mi cuerpo se imponía a mi mente... La masculina sofisticación del productor me apabullaba: su elegancia, su grato aroma, su caballerosidad conmigo... Volvió a surgirme la voz de Cancún: "Él, hombre; yo, mujer"; pero la acallé de inmediato...

Cuando salimos del restaurante, se le ocurrió que entráramos a una tienda departamental...

–Quiero regalarte algo –me susurró–... Pídeme lo que quieras...

Lo que pasó a continuación, me ratificó el dramático cambio que estaba yo viviendo. En la entrada, colocado en exhibición, fulguraba el equipo más moderno para videojuegos, con un montón de opciones: futbol, simuladores de guitarras, batallas... Era mucho más de lo que había perdido, debido a las crisis económicas con mi madre... ¡Pero juro que nada vi!... Mi atención estaba puesta al lado, en el departamento de zapatería: en unas sandalias de Gianfranco Ferré, ¡con tacón de cristal de 15 centímetros! Supe no sólo que combinaban perfectamente con mi atuendo para el reality, sino que debían ser mías...

–Estarían lindas para el domingo –me limité a decir...

Chassier sonrió, pidió a una empleada que me las trajera en mi número, y me condujo hasta un confortable sillón... ¡Sólo hasta que tomé asiento y esperé, con inquietud, el calzado, reparé en los videojuegos! Por mi sexo verdadero, por mi edad, yo me debía haber arrojado sobre las maravillas tecnológicas, pero ya no me importaban...

–Aquí están, señorita –me indicó la empleada, dándome las sandalias. ¡Dios! ¡Eran hermosas!–... ¿Quiere medírselas?...

Sin dimensionar realmente mis palabras, lancé una pregunta atrevidísima, en un tono de niña ingenua:

–¿Puede usted ayudarme, señor Chassier?

Entonces, sin titubear, el poderosísimo productor, el exitoso magnate televisivo, se arrodilló ante mí. Yo le extendí mi pierna derecha, en coqueteo femenil absoluto, y el me asió el tobillo; luego, me retiró el tenis y me calzó la sandalia...

–¿Te viene? –me preguntó...

–Como un guante –respondí...

Repetimos la acción, con mi pierna izquierda, pero Chassier no se levantó: permaneció arrodillado, a mi lado, acariciándome los muslos, en una forma sutil.

–Tienes un ojo excelente –sonrió–... Esas sandalias son perfectas para tu look del domingo...

–Me encantan –confesé, mordiéndome los labios...

Los dedos del productor se habían vuelto descargas eléctricas: toda mi piel parecía alterada, capaz de percibir hasta el más débil roce... Me surgió la voz, otra vez: "Él, hombre; yo, mujer"... Traté de evitarla: ya no pude: "yo, mujer", "yo, mujer", "yo, mujer"... Afortunadamente, Chassier se levantó y fue a la caja... ¡Dios!... Agité la cabeza: "voy a perder la razón", concluí...

En cuanto salimos de la tienda departamental, Chassier me indicó:

–Iremos a Cuernavaca... Quiero que conozcas mi casa de descanso... Comeremos allá, y pasaremos la tarde...

Pronto, el lamborghini avanzaba raudo, hacia la autopista...

–Gracias por las sandalias –le dije...

Chassier volvió a ponerme la mano en el muslo...

–Gracias a ti, por aceptarlas –me susurró–... Y por dejarme medírtelas...

En ese momento, el juicio me volvió: me di cuenta de que el tono del productor indicaba un tipo muy concreto de interés respecto a mí... "No puede darse cuenta de que soy chico, de que tengo pene"... ¿Cómo parar todo?

–¿Por qué no mejor nos quedamos en la ciudad? –sugerí, con incomodidad manifiesta...

–¿Rechazas mi invitación? –me vio; sus ojos ardían de deseo...

–No es eso...

Afortunadamente, una llamada interrumpió nuestro diálogo...

–Diga –pronunció Chassier, accionando el manos libres de su celular...

–Yves, tenemos un patrocinador nuevo para el domingo... Quiere hablar contigo...

–¿Ahora?

–Sí... Exige que tú, personalmente, produzcas sus anuncios...

–¿Justo ahora?... Sacrébleu...

–¿Te arruinamos algo?

–No tienes idea... Sólo por esto, le cobraré al bastardo el doble de lo que tú ya sabes...

–Y algo más...

–¡Rayos! Está el patrocinador contigo y no puedes hablar, ¿cierto?

–Obvio...

–Pero ya le has ajustado una tarifa abusiva y de antología...

–Es correcto...

–Voy para la televisora... ¿Están en tu oficina?

–Alcánzanos en el comedor de ejecutivos...

Chassier me vio.

–Era el presidente... Pospondremos el viaje, linda... Pero tú, tómate la tarde libre...

Llegué al departamento con una absurda sensación de lasitud. Abrí la puerta despacio, muy despacio, y corrí a mi cuarto. Deseaba dormir, sin tener que rendir explicaciones. Punto...

El resto de la semana transcurrió a toda velocidad y sin novedades. El domingo, sin embargo, desperté con un dolor de senos desesperante, que me obligó a tomar dos tabletas de Syncol. En el baño, dejé que el agua tibia envolviera mi cuerpo: en unas cuantas horas, lo sabía, cantaría yo en vivo, y no podía darme el lujo de estar mal...

Comencé a vestirme... Si al sentir muy apretadas las tangas, comencé a caer en desesperación, probarme un pantalón de mezclilla me supo atroz: simplemente, no pude entrar en él... "¡Rayos!"... Intenté otra prenda: lo mismo... ¡Incluso los pants holgados me resultaban justos (salvo de la cintura, donde me nadaban)!... Decidí salir de mi habitación, para buscar a mi madre y pedirle algo prestado, así que quise ponerme un brassier: ¡no me cerró!

–¡Karen! –grité...

Mi madre acudió, sin prisa alguna...

–¿Qué quieres?

–No sé qué me pasa... Nada me viene...

Lanzando un gruñido, mi madre se limitó a ir a su cuarto, y regreso con ropa suya... Una muda interior, desde luego, pero también un short muy sexy y una blusa tejida casi transparente.

–Ten... Cámbiate rápido... Cuida mucho mi tanga: cuando me la pongo, Adiel se vuelve loquito...

Para mi completa estupefacción, ¡mi madre y yo teníamos tallas y estaturas idénticas!... No pude dejar de traer a mi memoria las palabras del doctor Sáenz, unos días antes: "en poco tiempo, podrás pedirle brassieres prestados a tu hermana"... Me vi al espejo: con el atavío, resultaba evidente que lucíamos ya el mismo cuerpo escultural; yo, con una cara más hermosa y una personalidad más refinada, eso sí...

Huelga decir que el conjunto en blanco, elegido días antes para mi presentación, se me adhirió al cuerpo brutalmente, como si lo trajera yo pintado. El top, en especial, me marcaba los senos de manera sexual, acentuando el espacio entre ellos...

–¡Eh, bruta! –me dijo Ramiro–... ¡Cada día estás más exuberante! ¡Con razón traes de un ala al jefe!

Tras bambalinas, yo me tronaba los dedos. "Mi cuerpo ya no es mi cuerpo... Mi madre debe haberme hecho algo... Pero, ¿qué?"... José Manuel notó mi nerviosismo...

–Te ves hermosa, Angie... Suerte...

Me encogí de hombros...

Fanny se me acercó, intercambiando datos con Chassier a través de su diadema.

–Prevenida...

Oí la voz de Don, el conductor...

–Es el turno de una jovencita polémica, a la cual muchos llaman ya el atractivo visual de "Jugar y cantar"... Con ustedes, Angie...

Avancé al escenario, con paso felino. Frente a mí, en una especie de ostentoso presidium, estaban Thea, Jaime Rocha y Gabriel Jarrell.

Respiré... Vi aparecer a mis lados a Adiel y a Leyal, vestidos con entalladísimos trajes negros.

Oí la música. Una especie de inesperada sensualidad comenzó a apoderarse de mí. Luego, me llegó mi propia voz, diáfana, ajena:

–MC, you're the place to be / Oh yeah, oh yeah, oh yeah, oh yeah, oh yeah / Oh yeah, oh yeah, oh yeah, oh yeah / I know that you've been waiting for it / I'm waiting too / In my imagination I'd be all up on you / I know you got that fever for me /Hundred and two / And boy I know I feel the same / My temperature's through the roof…

Sí: había yo empezado a cantar y a moverme, antes de tener conciencia de ello…

Lo supe: una mujer habitaba en Ángel, y estaba decidida a aflorar y a quedarse para siempre...